revista

Julio Carreras (h)

 

Sinceramiento

Fui -soy- subversivo. Con el tiempo se aprende a disimularlo mejor, si se sobrevive. A veces se lo disimula tanto que de hecho ya no se lo es. Espero que no llegue a sucederme. Creo que todos los artistas somos básicamente subversivos. Pues no ser subversivo significa aceptar que los poderosos te midan el mundo y te digan por donde puedes caminar, y por donde no -no son otros que quienes han sido capaces de ser despiadadamente crueles con sus semejantes para quitarles su parte y engrosar la suya e infundirles el suficiente miedo para que no la reclamen más. Un país sin subversivos es un país muerto. Fueron los subversivos quienes hicieron la Revolución Industrial en Inglaterra. Los subversivos quienes derribaron a la nobleza parasitaria en 1789 -la Revolución Francesa-; sin esas subversiones el mundo occidental aún estaría habitado únicamente por amos y esclavos. 


8 de Noviembre de 1997

Sangre en las hostias

Hace algunos días el diario La Voz del Interior, de Córdoba, publicó un extenso informe. En él se daba a conocer el aumento extraordinario de habitantes de la ciudad con desequilibrios psíquicos, u otras enfermedades atribuidas por los médicos y psicólogos al cansancio mental. El estudio concluía, luego de una consulta masiva,que las causas de este crecimiento de la depresión, las gripes crónicas, los estados de laxitud constante, provenían de cuestiones económicas. La desocupación y la arbitrariedad vigente en las relaciones sociales ejerce una presión terrible sobre los ánimos.
Pocos días después un sacerdote encontró dos hostias, que había dejado en remojo, convertidas en coágulos que manaban sangre.
Algunos dirán ¿qué relación tiene una cosa con otra?
Nosotros podríamos contestar:
¿Qué relación tiene el derramamiento de la sangre de Cristo en la cruz, con la injusticia en el mundo?...

¿Liberalismo?

El liberalismo económico establece que "no deben existir limitaciones para la circulación de las mercancías, ni los factores de producción, esto es, capital y trabajo" (David Ricardo).
Ahora bien, en un mundo que preconiza el liberalismo como la panacea, falta al menos uno de esos factores. Libertad de circulación de capitales, esto existe, y son los que a cada tanto desestabilizan naciones enteras con sus fugas.
Pero, libertad de circulación del trabajo... ¿para cuando? No es posible para los miles de trabajadores de una fábrica que cierra en Córdoba irse a trabajar a los Estados Unidos, por ejemplo. Por el contrario, todos los países poderosos están poniendo cada vez más restricciones a la inmigración desde los países subdesarrollados.
Entonces, debería inventarse otro nombre para la manipulación política del mundo que reina ahora.

Enlaces

API (Asociación de Periodistas de Internet)

Antilibros

Pincuyo

Monográfico.
Borges

EIntercambio argentino-francés

A fines del siglo pasado el coronel Rauch escribió: "los ranqueles no tienen salvación porque no tienen sentido de la propiedad". También puso, en un informe a su jefe, el general Roca: "se degollaron 37 indios y todo fue pasado a cuchillo sin disparar un tiro". Semejante especimen había sido importado por nuestros intelectuales desde europa, donde trabajara como oficial de Napoleón.
Un argentino -de quienes llamaban "indios"- lo encontró solo en el campo; Rauch quizo huir y el otro boleó su caballo. El europeo perdió luego la lucha cuerpo a cuerpo y enseguida también su cabeza. El argentino que lo derrotó en combate limpio se llamaba Arbolito.
Hay un pueblo importante en la provincia de Buenos Aires que lleva el nombre del francés Rauch.
No se sabe si algún monumento recordatorio o localidad lleva el nombre del argentino Arbolito. 

Música o mugidos

Cierto viejo cuento chino dice:
"Un día, el célebre músico Gong Mingyi tocó música clásica ante una vaca; ésta continuó pastando como si nada. -No es que ella no la oiga, es que mi música no le interesa -se dijo el músico. Se puso entonces a imitar en su qin el zumbido de las moscas y el mugido de los terneritos. Al instante la vaca paró la oreja, y balanceando su cola se acercó al músico para escuchar hasta el final la música, que esta vez sí tenía un significado para ella".
De la misma manera los humanos reaccionan ante los diferentes tipos de música en proporción directa al tipo de personalidad y gusto con que hayan sido dotados.
Si tienen sensibilidad y gusto educados, amarán la música elevada; si tienen personalidad y gusto de vaca, se pasarán todo el tiempo tratando de escuchar mugidos.

Lucrando con la muerte

La empresa Diesel, fabricante de vaqueros, publicó en varios lugares del mundo, en color y a toda página una macabra publicidad. Esa misma publicidad fue editada aqu¡ por la revista Gente. En ella se ven dos jóvenes en primer plano y, difuminándose hacia atrás, otros cuatro. Están en el fondo del mar... muertos, pues llevan un bloque de cemento encadenado a los tobillos, y las manos esposadas contra las espalda. Abajo, se lee una frase que dice: "No son tus primeros jeans, pero podr¡an ser los últimos. Al menos, deja un hermoso cadáver". El encargado de publicidad de la empresa en Argentina, Marco Mattini, ante las protestas de organismos de derechos humanos, dijo que la intención de esa propaganda era "resaltar la calidad que se mantiene pese a los numerosos lavados". Al parecer nadie había protestado en otros lugares del mundo. Otra de las imágenes de esta campaña, que también suscitó críticas, presentaba a una anciana agarrando a un hombre joven de las bolas. Las Madres de Plaza de Mayo presentaron recursos ante la justicia para impedir esta publicidad, que recuerda demasiado al método usado por los militares argentinos para eliminar prisioneros políticos, hace muy poco.